Decidí probar y me sorprendió agradablemente
Andrea Arnáiz Vadillo
Exalumna de Enfermería

¿Matemáticas o Enfermería? Éste fue mi dilema al acabar el bachillerato. Optar por las Matemáticas me permitía quedarme en una universidad del País Vasco. Estudiar Enfermería significaba buscar plaza en otro lugar, lejos de casa. Una amiga me dijo: "Imagínate trabajando de infermera. ¿Cómo te sientes?" "Feliz", dije. "Entoces, tienes que estudiar Enfermería". Pero, ¿dónde?

 

La madre de esta amiga era enfermera y conocía compañeros de trabajo que habían estudiado en UManresa. "Es un buen lugar. Te gustará". Tenía muchas dudas: estudiar en un idioma nuevo, lejos de casa... Lo probaré durante un año y después pediré el traslado de expediente, pensé.

 

El primer curso fue muy intenso. Aprendí muchas cosas y no sólo sobre Enfermería. Superé mis miedos, gané autonomía y empecé a entender el catalán. No me faltó el apoyo de los profesores y de los compañeros.

 

La experiencia fue tan intensa que, cuando llegó la hora de pedir el traslado de expediente, no pude firmar los papeles. Decidí que me quedaba. Y fue la mejor decisión que podía tomar.

Andrea Arnaiz

Este curso, solicité realizar prácticas en Vitoria-Gasteiz. Una vez allí, compartiendo horas de trabajo y aprendizaje con compañeros de otras universidades, me di cuenta de que las clases con grupos reducidos, el sistema de rotación de las prácticas por ámbitos y el enfoque práctico de los estudios de UManresa han dado buenos frutos y que puedo desarrollar mi rol de profesional de la salud con seguridad y eficacia.

 

Estoy a punto de finalizar mis estudios. Cierro los ojos y recuerdo la sensación de felicidad que sentí cuando imaginaba cómo sería ser enfermera. Y no es igual. Es mejor.

Si deseas más información sobre Enfermería en UManresa, déjanos tus datos:

contacta ahora