UManresa recrea un incendio en una residencia en el simulacro de emergencias de múltiples víctima y catástrofes que termina con 2 muertos y 30 heridos

Más de 120 personas se han movilizado este mediodía en el edificio FUB3 de UManresa para participar en una nueva edición del simulacro de emergencias de múltiples víctimas y catástrofes que organiza el Centro Internacional de Formación Contínua en el marco del Máster en Emergencias Extrahospitalarias y en el Curso de Incidentes de Múltiples Víctimas y Catástrofes. Este año se ha simulado un pequeño incendio sofocado en una residencia de personas mayores con una zona dedicada a personas afectadas por COViD-19. En el simulacro han intervenido 54 alumnos del Màster y del Curso, entre los cuales había médicos, enfermeros, bombeors, y técnicos en emergencias. Unas trenta personas han hecho el papel de víctimas en el simulacro. De estas, dos han resultado muertas, 13 leves, 8 han requerido atención hospitalaria y 9 han resultado heridas graves.

Como cada año, el objetivo del simulacro es conseguir que la situación desborde al alumnado. Esta vez esto también se ha conseguido. Según la responsable del simulacro y profesora del Máster y del curso, Susana Simó, en alguna de las zonas de evacuación no se ha tenido en cuenta la creación de circuitos para separar los pacientes afectados de COVID-19, no se ha hecho una buena identificación de pacientes y no se ha hecho una correcta atención a las autoridades que se han desplazado al lugar de los hechos para informarse de la situación. Simó ha dicho que es normal que se cometan este tipo de errores, pero que es precisamente el objetivo del simulacro, "que haya errores que después analizamos en el debriefing". La vivencia de una situación muy similar a la que se produciría en la realidad hace que el alumnado tenga una experiencia muy viva de los errores cometidos, hecho que ayuda posteriormente cuando es necesario actuar en situaciones reales.

El de este año ha sido un simulacro más reducido en dimensión a causa de la pandemia. Además, durante toda la intervención se han tomado todas las medidas de prevención para evitar el contagio de la COVID-19.

El simulacro ha contado con la colaboración del SEM, Creu Roja, Transport Sanitari de Catalunya, Protecció Civil y un grupo de teatro amateur de Artés.

En esta ocasión y en recuerdo de todas las víctimas de la COVID-19, durante el debriefing, el alumnado y docentes han hecho un minuto de silencio y han escuchado "El cant dels ocells".

 

UManresa recrea un incendio en una residencia en el simulacro de emergencias de múltiples víctima y catástrofes que termina con 2 muertos y 30 heridos